< Meta name = " yandex - verificación " content = " 523e1d24aecc38d2 " / >

Un container es mucho más que una simple caja en la que guardar o transportar mercancía. Sus usos son variados y realmente sorprendentes, sobre todo hoy en día. Es por ello que desde NeoCon, como grandes especialistas en este sector, nos gustaría presentarte los contenedores reefers, una espectacular opción para la refrigeración.

Gracias a la extensa trayectoria y gran conocimiento que tenemos de este sector, podemos contarte que los refeers mantienen una relación muy especial y estrecha con el frío. De hecho, no es nada rara su utilización como almacén refrigerado o también usarlo como túnel de congelación en modelos optimizados y cuando la mercancía lo permita.

Las principales ventajas de los contenedores reefers

Las cualidades propias de estos containers hacen que sean totalmente adecuados para el transporte internacional de mercancías por vía intermodal, no solamente marítima. En realidad, se trata de una alternativa increíblemente rentable a los modelos actuales de cámaras frigoríficas.

¿Sabes por qué? Principalmente porque cuentan con una moderna tecnología de refrigeración, muy similar a la de los grandes almacenes frigoríficos. Sin embargo, sus costes y gastos relacionados no son ni parecidos, lo mismo que el consumo de energía que requieren durante su utilización.

Ventajas de los contenedores reefers

De esta forma, los contenedores reefers pueden ser tomados como auténticos aliados para el comercio internacional y la alternativa idónea para el almacenamiento terrestre. Por todo ello, muchísimas empresas apuestan por ellos para el transporte de mercancías y/o almacenamiento en frío, sobre todo en casos que exijan un largo plazo con un acceso limitado.

Las cualidades de estos contenedores permiten un control prácticamente total de temperaturas y aspectos tan importantes como el control la atmósfera interna fundamental en algunos productos como frutas.

De ahí que cada vez se utilicen más en la industria alimenticia para trasladar toda clase de frutas, pescado, carne, lácteos, verduras o también se ha usado exitosamente con productos químicos o farmacéuticos.

Esta clase de contenedor cuenta con un motor propio que dependerá de una fuente de energía exterior. Es por ello que, para utilizarlos en el transporte, se necesitan buques con conexiones adecuadas y en el transporte terrestre, si este es de larga duración, vehículos equipados con Gen Sets que eviten una rotura de la cadena de frio por el incremento de la temperatura mientras estén sin conexión.

Gracias a estas características tan específicas, los contenedores reefers destacan sobre el resto por ser los más adecuados para el transporte internacional de mercancías perecederas por vía marítima.